Una y mil veces

Las crónicas del Otro Mundo

Honestidad brutal

La honestidad no es una virtud, es una obligación.

Andrés Calamaro

Creemos entender aún hoy que la sinceridad no es tanto una virtud, sino un quehacer más en la vida de cualquier persona, uno de los puntos de partida en los que se basa nuestra socialización en general y nuestra moralidad en particular. Es crucial, primigenia, tácita y explícita a la vez. Eso es lo que se exige a un ser humano, y como tal debemos aprenderla y aprehenderla. Y hasta aquí la versión oficial. Hace ya eones ,no literales, que se dio la vuelta a la tortilla. Como se dice por los rincones, “a todo el mundo le encanta la sinceridad hasta que conoce a alguien que la práctica”. Posiblemente es la frase más certera que nadie escuchará nunca.

Otrora, las personas condenaban la falsedad y la indecencia que esta implicaba, se trataba de un precepto que se…

Ver la entrada original 1.691 palabras más

Anuncios